Nota informativa

Queda totalmente prohibida la reproducción de esta
historia, ya sea en parte o completa en otro sitio que no sea este blog o el fotolog oficial.


Es una historia original, escrita por mí , no está sacada de ningún lado. Así que espero que respeteís esta regla.
Sin otra cosa que decir espero que os guste la historia y que disfrutéis leyéndola tanto como yo escribiéndola.



http://mundolokodeatar.blogspot.com/

http://www.fotolog.com/my_sad_melody






He dejado un poco apartada la historia primero porque no sé como terminarla y segundo porque me estoy planteando presentarla a algún concurso.

viernes, 28 de noviembre de 2008

Capítulo nueve. Tercera parte.


El timbré me despertó.

Era Aly.

Y parecía que había estado llorando.

Me temía lo peor.

Entró como una exhalación. Se sentó en el salón y comenzó a hablarme mientras lloraba.

Yo la tuve que parar, no la entendía nada,

La ofrecí si quería tomar algo, ella me pidió que si la podía dar un café. Yo asentí, y me fui a prepararlo. La podía ver desde la cocina, miraba por la ventana. Estaba mal, no lo estaba fingiendo ya que seguía sollozando a pesar de que yo no estuviese con ella. Sí lo solía hacer en muchas ocasiones…

Yo la llevé el café. Ella se volvió a sentar. Tras dar unos cuantos tragos ya un poco más calmada comenzó a hablarme.

Era sobre Nick, no sé porque lo intuía….

Me comentaba que había estado raro la última semana, que ya no la trataba igual, que parecía ido, distraído.

Yo sabía porque era, hacía una semana que había intentado besarme justo en dónde estábamos las dos.

Yo para no preocuparla la dije que estaría nervioso con lo del bebé, que era normal, no lo habían buscado ninguno de los dos. Y que le habría sentado como un jarro de agua fría.

La pregunté que desde cuando habían estado saliendo, ella me contestó que algo más de cuatro meses.

-Cuatro meses, yo sólo conocía los últimos dos y medio. ¿Cómo habían sido capaces de ocultarme esa relación? ¿Cómo podía confiar en ellos a partir de ahora? Sabía que tenían que llevar por lo menos más de medio mes, pero no quería creerme que me habían mentido acerca de su relación.

Me pidió disculpas por ocultármelo, yo no la di importancia.

Siguió hablando acerca de Nick y su extraño comportamiento.

Cuando se desahogó me pidió un pequeño favor…

Hablar con Nick para saber que le ocurría.

Eso me mató, no tenía nada que decirle.

-Sé porque se porta así, me dijo la verdad, está enamorado de mí. Y ahora yo le tengo que convencer de que no deje a Aly, yo tengo que hablar con él. Tengo que decirle que no va a pasar nada entre los dos. Tengo que decirle que se olvide de mí.

Aly me dio dos besos y se fue a su casa.

-Voy a hacerle a Nick lo mismo que me hicieron ellos. Voy a romperle el corazón sin darle una mísera oportunidad. Me tendría que sentir bien, dicen que la venganza en frío se sirve mejor. Pero la verdad es que no me ayuda a sentirme mejor, sino todo lo contrario. Esta vida es un asco, él va a ser infeliz y yo también. Aly será la única alegre. Mi pobre corazón no sales de una y ya estás metido de lleno en otra….

Capítulo nueve. Segunda parte.


Tras un buen rato perdida en mí, me fui a duchar. A estar una hora o dos bajo el agua. A relajarme si podía.

Nada más salir me acordé del día que rompí el espejo, de estar llorando en ese baño mientras la sangre manchaba todo a mi alrededor. De mi corazón desangrándose tras la puñalada recibida.

Pero hoy era distinto, no es que mi corazón se desangrase poco a poco, es que directamente me lo habían arrancado del pecho mientras seguía latiendo.

Creo que nunca me había sentido así, como si estuviera dentro de un pozo y nadie pudiera oír mis gritos de desesperación, ni siquiera yo misma.

Me sentía completamente sola.

Volví a la cama.

No me apetecía hacer nada, ni comer, ni ver la tele ni nada. Sólo dormir, ya que era probable que por unas horas no pensase en nada.

Ni un solo sueño, ni una sola pesadilla.

El trabajo me ayudó a no pensar, había venido mucha gente y eso me mantenía ocupada. Lo que no me gustaba era la idea de un domingo solitario en casa.

Conociéndome como me conozco, me comeré la cabeza con tanta duda. Me volveré loca.

Nada más comer me puse a ver una película, y como me aburría decidí salir a correr, así soltaba adrenalina y hacía un poco de ejercicio que siempre viene bien.

Cogí mi reproductor de música, mis playeras y salí con el volumen a tope intentando concentrarme sólo en mis pasos. Olvidarme de todo a mí alrededor. Olvidarme de todo y centrarme sólo en mis pies y en no chocarme contra nada.

Llegué a un parque dónde había un montón de padres con sus hijos.

Lamentablemente me recordaron a Nick y a Aly.

-Dentro de unos meses ellos estarán por este parque paseando el carrito con el bebé dentro como una familia feliz. O por lo menos lo parecerán. Él es un caballero y tendrá que pensar en su hijo, no en su felicidad personal. Y yo como buena amiga que soy me alegraré por ellos como la que más.

Seguí corriendo, me alejé de la zona de juegos. Quería alejarme de todo pensamiento relacionado con ellos.

Sinceramente no sé cuanto tiempo estuve corriendo, pero fue algo que me ayudó a estar mejor física y mentalmente. Con toda la adrenalina que había soltado en ese rato y lo cansada que estaba, no pensaba en nada más que en tumbarme.


Tras un baño, en el que me di el capricho de poner velas y música relajante, me sentía como nueva.

Me fui al salón y allí con la tele puesta me quedé dormida.

Capítulo nueve. Primera parte.


“Puedo ponerme un disfraz, puedo fingir ante el mundo sin que escueza, sin que me queme el aire”

“Y caminé sola sin saber a dónde ir, sin saber en dónde esconderme… pero por mucho que andaba no podía escapar de mí misma….”


Me fui del parque andando, no le di tiempo a decir nada más. No le dejé que me llevara a ninguna parte.

Pero mientras andaba sus palabras quemaban todo mi ser. Estoy enamorado de ti, cuatro palabras que en el pasado me habrían hecho la mujer más feliz del mundo pero ahora en cambio sólo me traían desgracia. Una desgracia que no quería en mi vida.

¿Estaba enamorado de mí? ¿O sólo era una vía de escape porque no quería a Aly? No sabía ya que creer, las dudas asfixiaban mi cabeza. Parecía sincero cuando me lo dijo.

Como si ese sentimiento le quemara por dentro y no le dejaba vivir. Sabía perfectamente como de mal te podía llegar a sentir. Llega un momento en que te oprime tanto el corazón que lo tienes que soltar.

Pero no, no cabía debilidad alguna en mi contestación. NUNCA podría haber nada entre nosotros.

-Siento que el mundo esta en mi contra, cuando veo por fin la luz al final del túnel no es más que una broma despiadada que me gasta el destino. Siento que la salida se va alejando cada vez más y más….

Comenzó a llover, creo que eso me hizo sentirme mejor, caminar bajo la lluvia es un buen remedio para las almas solitarias.

Llegué a casa empapada.

Lo único que hice cuando entré es ir a la cama a meterme entre las sábanas intentando hacer que el mundo no existiese. Buscando un refugio para esconderme de mis propios pensamientos. Pero por más que quisiera no podía huir de mí.

No podía dejar de pensar, todo parecía magnificarse dentro de mi cabeza, cómo si tuviese unos altavoces que hacían resonar una y otra vez cada pensamiento.

Quería llorar, pero las lágrimas no me salían.

Quería gritar, pero el sonido me había abandonado.

Quería salir corriendo, pero las piernas no me respondían.

Quería dejar de existir, pero mis pulmones seguían con su respiración al mismo ritmo de siempre.

Quería no ser yo en ese momento, pero tampoco lo logré.